May 4, 2020
613 Views
0 0

La Psicopedagogía en tiempos de cuarentena

Written by

En estos momentos de aislamiento social obligatorio, que ya lleva más de dos meses y que prevé extenderse, han cambiado las rutinas de todas las familias con el fin de cuidarnos y evitar que el virus se propague, pero resulta un desafío diario mantener a los niños en casa entretenidos.

En ese marco, dejo algunas recomendaciones útiles acerca de cómo pasar tiempo significativo con los niños durante la cuarentena.

En primer lugar, considero importante concientizar a los niños y adolescentes de la situación, no alterar ni asustar, pero tampoco minimizar ni desestimar la situación que estamos viviendo.

Como adultos, tenemos que intentar de mantener la calma, ser responsables con respecto al aislamiento, porque somos el ejemplo que ellos ven, salir sólo para lo indispensable, cumplir con las medidas preventivas como el lavado de manos cuando volvemos, cambio de calzado, desinfectar llaves y objetos personales, etc.

Cómo explicar el coronavirus

En cuanto a los niños más pequeños les podemos explicar a partir de cuentos que explican de manera sencilla la existencia del virus.

Hay tres que son los que más están circulando, uno es de la licenciada Manuela Molina, psicóloga y docente colombiana llamado: «Hola, soy el coronavirus». Otro, del del Colegio Oficial de Psicología de Madrid, que se llama «Rosa contra el virus«, y el otro de Guadalupe de Canto, psicóloga que escribió «El escudo protector contra el rey virus«. Todos son cuentos, fáciles de encontrar en internet, en YouTube o en Google.

«Hola, soy el coronavirus»
«El escudo protector contra el rey virus»

Aprovechar el tiempo

Organizar el tiempo y hacer juntos un cronograma de actividades, donde estén incluidos los tiempos para incluir actividades escolares, comidas, juegos, televisión, todas esas actividades reorganizarlas junto a ellos, en un cronograma diario.

Es importante dejar en claro que no son vacaciones y tiene que haber un tiempo dedicado a la rutina escolar. Los colegios están garantizando que los procesos de aprendizaje continúen y para eso se están brindando distintos dispositivos, que se armaron para esta situación, videos de docentes, videos informativos, plataformas virtuales, canales de televisión.

No olvidemos las actividades que podemos proponer dentro del hogar. Considerando la edad los tenemos que incluir y hacer participar en actividades domésticas de orden y de limpieza. Es un buen momento para ordenar placares, ropa y juguetes, bañar al perro, lavar el auto. Los que tengan espacios al aire libre, regar plantas, cortar el pasto, también incluir actividades de cocina con lo que tengamos en casa.

Actualmente los blogs y cuentas de Instagram también nos proponen distintas ofertas que podemos hacer y también depende de la creatividad que cada uno le otorgue.

Podemos incentivar la lectura para alejarnos de las pantallas y evitar la «sensación de encierro». Viajar con los libros hacia nosotros mismos, es un aporte muy positivo. Motivar a los otros miembros de la familia a sumergirse en el mundo de los libros y que la literatura nos lleve a otros lugares, ya que no podemos salir de casa.

Tanto los docentes como las familias, directivos y alumnos, están en comunicación, bajo la modalidad a distancia, para que justamente continúen estos procesos de aprendizaje de todos los niveles.

Es claro que los padres no son docentes, simplemente acompañan desde el lugar que pueden con la rutina de estudio de cada hijo. Si bien es importante proponer actividades, también debemos dar lugar a que surja el aburrimiento para que ellos puedan descubrir sus propias ideas. Del aburrimiento surge la creatividad, los niños no se van a acordar del coronavirus por lo que es en sí, sino porque fue un momento en el que se tuvieron que quedar en su casa y cómo lo vivieron, entonces debemos tratar de que sea un momento lo más agradable posible.

Psicopedagogas, padres, profesionales de la salud, equipos vinculados a la educación y a la inclusión escolar, docentes, directivos, podemos generar encuentros.

Los alumnos pueden escribir un mail a su profesor preguntándole cómo se siente, pueden mandar dibujos, le pueden contar cómo están, qué hacen en sus casas. Tenemos la posibilidad de buscar encuentros entre el grupo y proponer la realización de producciones conjuntas. Podemos generar conversaciones por teléfono, videollamadas y plataformas. Podemos tratar de evitar que el aislamiento social, preventivo y obligatorio se convierta en un aislamiento afectivo. Y tal vez, cuando todo esto termine, tendremos la posibilidad de valorar cuáles fueron los aprendizajes más significativos que construimos.

Article Categories:
Familia · Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.