Feb 16, 2017
686 Visualizaciones
6 0

Habilidades Sociales: Pautas para su desarrollo

Escrito por

Las habilidades sociales son fundamentales para el éxito a largo plazo y constituyen una dimensión básica de la inteligencia emocional. Suponen la combinación de la capacidad de entender y gestionar el propio estado emocional y la capacidad de comprender y responder a otras personas.

Las habilidades sociales no sólo incluyen la comprensión y el uso de las convenciones sociales, sino que también incorporan la capacidad de entender la forma en que los demás se comunican e interactúan, la reciprocidad y la capacidad de establecer relaciones interpersonales.

Las habilidades para afrontar con éxito las relaciones con los demás se desarrollan progresivamente a lo largo de la infancia y la adolescencia. En este periodo se producen las estrategias que van a ser las bases de las futuras relaciones de adultos, ya sean de amistad, de pareja, laborales, etc.

Por ello debemos prestar atención al desarrollo de estas capacidades:

  •  Cuidar la autoestima de los pequeños. Ayudarlos a formar una imagen positiva de sí mismos. Tendrán la fuerza para desenvolverse socialmente y no culparse de aquellas situaciones que no son positivas para ellos. Para ello debemos centrarnos en la acción y no en la persona, proponiéndoles metas que sean adecuadas, utilizando los elogios pero que sean realistas.
  • Transmitir valores a los niños. Deben aprender a valorarse a sí mismos y a los demás. Debemos enseñarles a respetar, tolerar y escuchar.
  • Ser un ejemplo para ellos. En nuestras relaciones con ellos y con los demás, actuar de forma coherente transmitiendo lo que esperamos de ellos.
  • Hablar con ellos y trabajar las creencias e ideas que tienen. Ante determinadas situaciones sociales que nos ocurran como adultos ó a ellos explicarles la situación ayudándolos a entender. Si por ejemplo alguien nos contesta mal, debemos explicar a los niños que esa situación probablemente no tenga que ver con nosotros, simplemente las personas tienen sus vidas y probablemente estén enfadados por algo. No debemos  tomarlo como algo personal, pero tampoco debemos dejar que nos hablen mal. Enseñemos entonces con nuestro ejemplo a responder a estas situaciones de forma asertiva.
  • Fomentar la capacidad de escuchar y entender a los demás. Debemos escucharlos e inculcarles la acción de escuchar a los demás. Que entiendan que podemos aprender muchas cosas si escuchamos lo que los demás nos dicen.
  • Emplear  refuerzos. Refuerza socialmente aquellas conductas adecuadas, como escuchar al otro o responder con educación, en esos casos interactuamos socialmente con los pequeños y refuerza negativamente las conductas inadecuadas, los gritos, la falta de escucha, etc. no interactúes con ellos en estos casos.
  • Brindar al niño un ambiente rico en relaciones. Es importante que los pequeños tengan diferentes experiencias sociales, para que experimenten, aprendan y pierdan el miedo a determinadas situaciones.
  • Animar a los pequeños a participar en diferentes grupos o hacer actividades con otras personas, sin que sea necesaria nuestra presencia. Es importante que los niños y niñas aprendan a desenvolverse solos, sin la protección de las figuras de los adultos.
  • Cuando los pequeños pasen por alguna situación social de rechazo o negativa de alguna manera, debes dejar que pasen por ellas, pero explícales la situación.

 

Fuentes Consultadas:

Casas, F.(2003) 24 de Abril.”El aprendizaje y las Emociones”.La nación 40 Pág. p20a.

Gallego G. (2004)”Educar la Inteligencia Emocional en el aula”. 1º Edición. Madrid. Editorial Madrid.

Fuente de imagen:

capacitaccionchile.wordpress.com

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor espere...

Subscríbete

¿Le gustaría ser notificado cuando un artículo nuevo es publicado? Ingrese su dirección de correo y nombre y se el primero en enterarte.