Jun 5, 2017
6825 Visualizaciones
4 1

Discalculia: detección y abordaje

Escrito por

Los términos “Trastorno del cálculo”, “Discalculia del Desarrollo” y “Discalculia” son equivalentes para algunos autores. Rosselli, Matute, Pinto y Ardila (2006) utilizan el término “Trastorno del cálculo” para referirse a los niños con dificultades matemáticas cuyos resultados en las pruebas numéricas se encuentran en el percentil 35 o por debajo de éste, pero no más de dos desviaciones standard por debajo del promedio. Los niños que reciben el diagnóstico “Discalculia del Desarrollo” son aquellos cuyos puntajes los ubican dos o más desviaciones standard por debajo del promedio normativo, alrededor del percentil 2 y 3.

“Una de las hipótesis predominantes para explicar la discalculia, propuesta por separado por dos de los expertos mundiales en matemática y cerebro – Stanislas Dehaene y Brian Butterworth- es la falta del sentido innato del número” – Sarah-Jayne Blakemore y Uta Frith, 2008.

El sentido del número hace referencia a la facultad de entender, aproximar y manipular con fluidez cantidades numéricas, facultad que se explora mediante la comparación de magnitudes, tareas de bisección, estimación, aproximación y sustracciones.

PREVALENCIA

La prevalencia de la discalculia oscila entre el 3% y el 6%, una frecuencia similar a la de la dislexia y el trastorno por déficit de atención e hiperactividad. (Shalev RS, Auerbach J, y colab., 2000.)
Estas estimaciones están muy mediatizadas por los criterios y los métodos utilizados para establecer el diagnóstico.

Un estudio de 1996 informa una prevalencia del 6,5%, con una distribución similar entre niños y niñas. Según el mismo trabajo, un 26% de los discalcúlicos presentaban síntomas de TDAH, y un 17%, de dislexia. Su procedencia social correspondía a un nivel más bajo que el del grupo control. Se determinó que un 42% tenía un familiar de primer grado afectado de algún trastorno del aprendizaje. (Gross Tsur, Manor y colab., 1996) Es muy probable que la comorbilidad entre dislexia y discalculia se determine genéticamente porque comparte mecanismos comunes. (Knopik, Alarcon y colab., 1997).

En relación al origen de la Discalculia del Desarrollo, la explicación neuropsicológica más antigua considera que este trastorno es secundario a otros problemas cognitivos como dificultades de memoria, lenguaje, visoespaciales, etc.

FORMAS CLÍNICAS DE LAS DISCALCULIAS

Las Discalulias, pueden: Encontrarse como forma idiopática, es decir, sin ningún trastorno básico responsable de la misma ó formar parte del espectro clínico de diversos trastornos neurológicos: Epilepsia, Fenilcetonuria tratada, Síndrome del cromosoma X frágil, Síndrome de Turner, Síndrome Velocardiofacial, etc. Según distintos tipos de clasificaciones, podemos identificar las siguientes formas de Discalculias:

DISCALCULIA ADQUIRIDA

El desorden matemático se adquirió después de que se hubiese realizado el aprendizaje de las habilidades matemáticas, y fue causado por una lesión cerebral. Geary, 1993.

DISCALCULIA DEL DESARROLLO

Fue Ladislav Kosc (1974) quien habría introducido el termino “Discalculia del Desarrollo”, en lo que se considera el primer trabajo epidemiológico llevado a cabo en Checoslovaquia.

El desorden matemático se detecta antes o durante el período de aprendizaje de dichas habilidades y no se constata lesión cerebral.

ANSIEDAD MATEMATICA. ASCHCRAFT, 1995.

Constituye un síndrome definido, considerado como una fobia, donde se constata un miedo al aprendizaje dirigido exclusivamente a las matemáticas, y se desencadenan reacciones neurovegetativas ante la exposición.
Los efectos de la ansiedad intervendrán sobre la memoria de trabajo, el tiempo de respuesta y los errores.

Cualquier operación aritmética funciona como “doble tarea simultanea”: una de las tareas es la solución de la operación, la tarea secundaria es el mantenimiento de los recursos atencionales en los sentimientos de ansiedad y pensamientos extraños. El patrón de errores no es sistemático y el desempeño es oscilante. Debe tenerse siempre presente como diagnóstico diferencial ante el planteo de un trastorno específico.

DISCALCULIA ALÉXICA

Esta se caracteriza por la presencia de una dificultad en la lectura y escritura de números. En pacientes con lesiones del hemisferio izquierdo se puede diagnosticar una Discalculia Aléxica. La Discalculia del Desarrollo se puede observar en pacientes con disfasias severas.

DISCALCULIA VISOESPACIAL

En este tipo de Discalculia se observan dificultades en la representación espacial de la información numérica. Debido a ello, no interpretan el valor posicional de los números y presentan trastornos en el uso de las habilidades espaciales, especialmente en los procedimientos de las operaciones.
En los pacientes con lesión posterior del hemisferio derecho se puede observar este tipo de discalculia adquirida.

DISCALCULIA DISARITHMETICA

Es la más grave. El paciente presenta una afectación de la comprensión del sentido numérico. Muestra dificultad en la recuperación de los hechos aritméticos desde la memoria a largo plazo y en las operaciones aritméticas básicas. En pacientes con lesiones en la región temporo-parieto-occipital del hemisferio izquierdo se puede observar discalculia de este tipo.

Están integradas por estos dos tipos de discalculia:

  • DISCALCULIA DISARITHMETICA PROCEDIMENTAL

Muestran dificultades selectivas en la adquisición y uso de los procedimientos aritméticos y los algoritmos que están involucrados en el sistema de cálculo.

  • DISCALCULIA DEL HECHO NUMÉRICO

Los pacientes presentan una dificultad específica en la adquisición de los hechos numéricos dentro del sistema de cálculo. Tienen déficits verbales, de la memoria semántica.

DISCALCULIA ATENCIONAL SECUENCIAL

Los niños con este tipo de discalculia (Badian, 1982), suelen mostrar: dificultad para atender a signos en procedimientos de cálculos, olvidos de decimales, suma y resta incorrecta, omisión de uno de los números en la suma o fracaso en sumar el dígito que se llevaban, gran dificultad para recordar las tablas de multiplicación u otros hechos numéricos, bajo puntaje en el factor secuencial (aritmética, dígitos y claves del Wisc).

DIAGNÓSTICO
El diagnóstico debe encuadrarse dentro de las características de un abordaje en el que primero se evalúa el contexto del niño, su nivel intelectual general, diversos aspectos de su neurofuncionalidad así como las características pedagógicas relacionadas con la lecto-escritura. Se profundizará el mismo para el diagnóstico de Discalculia con instrumentos específicos.

¿Qué otras condiciones están relacionadas con la discalculia?

Los médicos se refieren a las condiciones coexistentes como “comorbidad”. Algunas condiciones pueden ser fácilmente confundidas con discalculia porque algunos de sus síntomas son los mismos. Las condiciones que coexisten o son diagnosticadas erróneamente como discalculia son:

  • Dislexia: Los niños son frecuentemente diagnosticados con dislexia y discalculia. Los investigadores han encontrado que del 43% al 65 % de los niños con discapacidades con las matemáticas también tienen discapacidades con la lectura.
  • TDAH: Los niños son frecuentemente diagnosticados con discalculia y tdah. Algunos expertos recomiendan reevaluar las habilidades matemáticas después de que los síntomas del TDAH estén bajo control.[14]
  • Ansiedad matemática: Los niños con ansiedad matemática están tan preocupados por resolver los ejercicios matemáticos que el miedo y el nerviosismo causa que salgan mal en los exámenes.
  • Desórdenes genéticos: La discalculia está asociada con varios desórdenes genéticos incluyendo el síndrome del X frágil, el síndrome de Gerstmann y el síndrome de Turner.

¿Qué podemos hacer como familia?

A continuación encontrará actividades para mejorar la habilidad de su hijo en relación a los números. Mejorar su destreza en matemáticas puede mejorar su autoestima y su resistencia.

Tenga en cuenta que todos los niños (y las familias) son diferentes. Tendrá que probar hasta que descubra qué es lo que le funciona a usted y a su hijo. Encontrar las estrategias adecuadas y ver el progreso puede aumentar confianza de todos.

No se asuste si al principio las estrategias que intenta no son efectivas. Puede que necesite probar diferentes enfoques hasta descubrir lo que funciona mejor para su hijo. Estas son algunas cosas que puede probar en la casa:

  • Practique juegos matemáticos. Practicar conceptos numéricos puede mejorar las habilidades y reducir la ansiedad en la escuela. Use objetos de su casa como juguetes, uvas o pares de calcetines tan frecuente como pueda para ayudarle a relacionar los números con las actividades diarias.
  • Destinar un lugar especial para la tarea. Ayude a su hijo a ser más productivo al hacer la tarea escolar proporcionándole un lugar que sea lo más tranquilo y sin distracciones como sea posible. También puede ayudarlo dividiendo la tarea en partes más pequeñas y manejables, como por ejemplo, hacer 5 problemas de matemáticas y luego descansar antes de continuar con otros 5.
  • Ayúdelo a familiarizarse con la calculadora. Para los niños que tienen dificultades para recordar datos matemáticos básicos, una calculadora puede ayudarlos a concentrarse en el razonamiento y la resolución de problemas. Estas destrezas son muy valiosas en el lugar de trabajo donde usar una calculadora no significa hacer trampa.
  • Desarrolle la confianza: Identifique las fortalezas de su hijo y utilícelas para mejorar (o evitar) sus limitaciones. Actividades que se enfocan en los intereses y habilidades de su hijo ayudan a fortalecer la autoestima y su resistencia a la frustración.
  • Ayude a su hijo a darse cuenta del paso del tiempo. Ya sea una mano en el hombro, unas palabras clave o la alarma de un teléfono celular, tenga un sistema para anunciarle a su hijo que tiene problemas para administrar el tiempo, cuando es el momento de comenzar su próxima actividad.
  • Experimente lo que se siente. Reconocer que entiende lo que su hijo está experimentando es otra manera de mejorar la confianza en sí mismo.
  • Esté motivado. Demuestre cuando está haciendo un buen trabajo. Elogiar el esfuerzo y los logros de su hijo puede ayudarlo a sentirse querido y respaldado. También puede darle confianza para que se esfuerce más en desarrollar sus destrezas y motivarlo a intentar cosas nuevas.

 

 

Bibliografía consultada:

Artigas-Pallares, J. Problemas asociados a la dislexia. Revista de neurología 2002; 34 (Supl 1): S7-S13. Beltrán, José (19959 Enseño a pensar. España Editorial Bruño.
Blakemore, Sarah Jayne y Frith, Uta. Cómo aprende el cerebro. Las claves para la educación. Ed. Ariel. Barcelona. 2008.

Dansilio, Sergio (2008). Los trastornos del cálculo y el procesamiento del número. Prensa Médica Latinoamericana. Montevideo.
Defior Citoler, Sylvia.(1996) Las dificultades del aprendizaje: un enfoque cognitivo. Editorial El Aljibe. España.

Feld, Víctor (1998). Un enfoque neuropsicológico acerca del procesamiento del número en niños en edad escolar. En Neuropsicología infantil (pp. 247-278) Argentina Universidad Nacional de Luján.
Feld, Víctor y colab. (2007). Pro-cálculo. Ed. Paidós. Bs. A

[1] Butterworth, Brian. Dyscalculia Screener. Rep. London: NferNelson, 2003. Dyscalculie.com. Web. http://www.dyscalculie.com/dlbin/dyscalculia_screener_manual.pdf

[2] Ibid.

Kaufmann, Liane, and Michael von Aster. “The Diagnosis and Management of Dyscalculia.” Deutsches Arzteblatt International 109.45 (2012): 767–78. National Center for Biotechnology Information. U.S. National Library of Medicine. Web. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3514770/

Fuentes de imagen:

www.centrosei.pt

fundación UNAM

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor espere...

Subscríbete

¿Le gustaría ser notificado cuando un artículo nuevo es publicado? Ingrese su dirección de correo y nombre y se el primero en enterarte.